La coalición oficialista logró mantener la cohesión detrás de las figuras del presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández, y ratificó ese compromiso con la conformación de las listas de precandidatos que se oficializarán en las próximas horas.

Por Nicolás Poggi

Distintos sectores del FdT coinciden en la valoración de la "unidad" sellada en 2019 y consolidada luego de dos años "muy duros" .
Distintos sectores del FdT coinciden en la valoración de la «unidad» sellada en 2019 y consolidada luego de dos años «muy duros» .

El Frente de Todos encarará la campaña hacia las PASO del 12 de septiembre y las elecciones legislativas del 14 de noviembre con la «unidad» del peronismo y la «esperanza» en la pospandemia como ejes, después de una gestión de un año y medio condicionada por la irrupción del coronavirus que obligó al Estado a centrar la mayoría de sus esfuerzos en el cuidado de la salud y en el plan de vacunación.

La coalición oficialista, en la que abrevan la mayoría de las identidades del peronismo, logró mantener la cohesión detrás de las figuras del presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández, y ratificó ese compromiso con la conformación de las listas de precandidatos legislativos que se oficializarán en las próximas horas, de modo tal que todos los integrantes de la alianza se sientan representados.

El FdT se inclinó por potenciar la «marca» del espacio más allá de los nombres propios

Fernández y la vicepresidenta fueron quienes, como cabeza de la coalición, tuvieron la última palabra en las negociaciones de los distritos más importantes del país, con especial atención en la populosa provincia de Buenos Aires, el terreno que concentra casi el 40% del padrón electoral.

El FdT se inclinó por potenciar la «marca» del espacio más allá de los nombres propios, lo que en definitiva es a la vez un modo de destacar la gestión ante la emergencia sanitaria y la identidad heterogénea de la alianza, a la que el peronismo llegó en 2019 para enfrentar al entonces presidente Mauricio Macri.

«Para el Frente de Todos es mucho más importante el proyecto político que las candidaturas. Es una marca en sí misma que expresa y abraza distintas demandas», señaló días atrás el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Uno de los motores de la campaña del oficialismo será la convocatoria a un ejercicio de memoria del electorado sobre la gestión de Macri durante los años 2015-2019

Justamente, uno de los motores de la campaña del oficialismo será la convocatoria a un ejercicio de memoria del electorado sobre la gestión de Macri durante los años 2015-2019, que hoy está representada en la alianza opositora Juntos por el Cambio (JxC).

Los referentes de los distintos sectores del FdT coinciden en la valoración de la «unidad» sellada en 2019 y consolidada luego de dos años «muy duros» en los que, a la «grave situación del país» tras 4 años del Gobierno de Macri, sobrevino la pandemia, que «profundizó todos los malos indicadores», según analizan en el búnker oficialista.

En ese sentido, Cafiero adelantó que «es fundamental continuar con la unidad». Y subrayó: «Haber logrado la unidad en la diversidad es lo que nos permitió ganarle a Macri, y eso para nosotros es lo principal».

Fernández y la vicepresidenta fueron quienes tuvieron la última palabra en las negociaciones de los distritos más importantes del país.
Fernández y la vicepresidenta fueron quienes tuvieron la última palabra en las negociaciones de los distritos más importantes del país.

El mensaje de «esperanza» que el peronismo brindará durante la campaña fue anticipado por dos funcionarios del Gobierno bonaerense de Axel Kicillof como Teresa García, ministra de Gobierno; y Andrés «Cuervo» Larroque, a cargo de la cartera de Desarrollo para la Comunidad, dos de los dirigentes de mayor peso político de ese gabinete.

Mientras García convino que el peronismo es «generador de expectativa», Larroque aseguró que el FdT «tendrá la responsabilidad de devolver la esperanza» después de la «situación difícil» que motivó la pandemia.

El dirigente camporista señaló también que ante la «situación excepcional» que atraviesan el país y el mundo, la coalición oficialista aboga para que la campaña sea «respetuosa de la ciudadanía».

Como gobernador de la provincia más importante en términos electorales, Kicillof tuvo un rol determinante en el armado de las listas del FdT, una condición que fue considerada «lógica» por el viceministro de Salud del distrito, Nicolás Kreplak.

«Lo importante es que se pueda valorar el trabajo que hizo el Gobierno durante la pandemia», sostuvo el funcionario durante la semana última y ponderó que el FdT «no sólo es un frente que tuvo que ver con un triunfo electoral, sino que tiene una capacidad de gobierno que permitió transitar la pandemia».

En tanto, la que anticipó la convocatoria a la memoria del electorado fue la presidenta de AySA, Malena Galmarini, representante del Frente Renovador en la coalición y quien consideró que los ciudadanos deben recordar a la hora de votar «cómo fue el gobierno» de Macri.

«Lo bueno es que vamos a poder comparar qué hace el Presidente y qué hicieron los precandidatos de JxC que tuvieron la oportunidad de administrar el país entre 2015 y 2019», dijo la funcionaria y esposa del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Galmarini apeló a uno de los ejes discursivos de la campaña que empieza hoy y señaló que, a los tres meses de haber asumido, el Gobierno de Fernández debió contener la pandemia, lo que condicionó la gestión.

«Teníamos un montón de propuestas, pero así y todo debimos afrontar la situación», dijo la funcionaria y trazó uno de los conceptos principales del oficialismo: «Asombra la naturalidad con la que la oposición da consejos. Degradan la salud, dejaron vencer vacunas y permitieron que entrara el sarampión al país».