Esta mañana, en conjunto con protestas organizadas en Buenos Aires, personal de una de las sucursales locales se manifestaron por su situación laboral.

Cada vez que llegan a trabajar se sorprenden con que tienen menos herramientas para cumplir sus funciones. Primero se vieron golpeados por la falta de mercadería, después les cortaron el sistema de cobro y facturación y ahora están sin luz. Esa situación viven los empleados de Garbarino en San Juan, que esta mañana se reunieron frente al local en la peatonal con bombos y aplaudiendo para reclamar por su situación.

«Nos deben los sueldos de los últimos tres meses, el aguinaldo y un bono. No podemos trabajar y siguen sin darnos respuestas sobre qué va a pasar», contó Ricardo Quinteros, uno de los 46 empleados que tiene la firma en las dos sucursales de la provincia.

Cabe recordar que, los empleados se presentan a sus puestos ahora semana por medio (por protocolo Covid) y los negocios están abiertos de 9 a 14, sin embargo no pueden vender.

«La mayoría de los empleados tienen un promedio de alrededor de 10 o 12 años de antigüedad. Yo llevo 17 años trabajando acá, esta es mi segunda casa y no sabemos qué va a pasar», reflexionó Quinteros.

Fuente: Diario de Cuyo