El «Camino de los Sueños» sigue a paso firme su propósito, comunicar a los pobladores de las Sierras.

La máquina ya llegó a la casa de Juan Riveros, el primer puesto de Sierras de Elizondo, ubicado a pocos kilómetros de la Escuela Marcos Gómez Narváez.

Este es un hecho trascendental en esas comunidades donde por años estuvieron condenadas al ostracismo.

Ortiz «¡Entre todos seguiremos trabajando y buscando dar las respuestas que la sociedad necesita. Trabajamos para que los Vallistas vivan cada día mejor!»